Desprendimiento de retina: qué es, causas y tratamientos

El desprendimiento de retina afecta, anualmente, a 1 de cada 10.000 personas (tanto a hombres como a mujeres y, generalmente, a partir de los 40 años de edad).

desprendimiento de retina

Qué es el desprendimiento de retina

Para entender qué es el desprendimiento de retina, primero debemos saber, aunque sea de manera sintética, qué es la retina y cuáles son sus funciones.

La retina es la capa que recubre el globo ocular por su parte interna —una capa que carece de capacidad para autoregenerarse— y está formada por fotoreceptores, los cuales posibilitan la visión: perciben las imágenes y las transmiten al cerebro a través de impulsos nerviosos. La mayor parte de estos fotoreceptores se encuentran en el polo posterior de la retina, en la parte que denominamos “mácula”;  la cual es la responsable de la visión central. Finalmente, bajo la retina encontramos otra capa cuya función es nutrir la retina. Esta capa es el epitelio pigmentario (ERP).

El desprendimiento de retina (DR) es la separación de la retina del epitelio pigmentario; es decir, la separación de la capa interna de la capa externa de la retina. Cuando se produce esta separación, que es espontánea, se acumula líquido (humor vítreo) entre ambas capas, por lo que la retina deja de poder funcionar y nutrirse correctamente. Si no se trata, el desprendimiento de retina acaba provocando ceguera.

 

Factores de riesgo del desprendimiento de retina

desprendimiento de retina

La causa más frecuente de desprendimiento de retina son las roturas o desgarros retinianos, ya que a través de ellos entra el vítreo licuado que facilita la separación de la retina (otras causas menos frecuentes son el DR traccional y exudativo).

Los principales factores de riesgo son los siguientes:

Miopía: estos ojos son más vulnerables a las roturas y desgarros. El riesgo aumenta con el grado de miopía.
Predisposición familiar: si hay antecedentes en familiares de primer grado.
Historial de desprendimiento en el otro ojo: aproximadamente, el 10 % son bilaterales.
Complicaciones en cirugías previas intraoculares.
Ciertas degeneraciones retinianas.
Traumatismo ocular.

Sigue leyendo

Anuncios