Elimine sus varices en invierno: el mejor momento para actuar

Cuando dejamos atrás los cálidos días de verano, lucimos menos nuestras piernas y con ello disminuye nuestra preocupación por las varices y las antiestéticas arañas vasculares.

Sin embargo, el invierno es la mejor época del año para tratar las varices.

tratamiento de varices en invierno

 

Las varices son malformaciones en las venas que impiden que la sangre circule de forma correcta. Se forman en el momento en el que las válvulas que permiten que nuestro riego sanguíneo funcione adecuadamente, pierden fuerza haciendo que la sangre se quede atascada en el interior de las venas provocando estancamientos que se visualizan en forma de variz.

Su aparición se debe a diversos motivos, entre ellos, nuestra constitución, tipo de trabajo, estilo de vida, predisposición genética, etc. La aparición de varices indica la existencia de problemas circulatorios que pueden acompañarse de pesadez, hinchazón, calambres en las piernas; por lo que no sólo debemos tratar la variz, sino que también debemos tratar la causa que la origina.

Ventajas de tratar las varices en invierno

Los tratamientos para eliminar varices requieren llevar prendas hipopresivas que son más cómodas de llevar en invierno, puesto que aumentan nuestra temperatura corporal.
Durante el invierno las venas varicosas están menos inflamadas que durante el verano y por lo tanto son más fáciles de tratar.
Para lucir unas bonitas piernas en verano, debemos prepararnos durante los meses de frío, no sólo por estética sino también por salud, puesto que un problema de varices dilatado en el tiempo puede suponer graves complicaciones en nuestra circulación y derivar en calambres, dolores, hinchazón y pesadez.

Sigue leyendo

Anuncios

Varices: diagnóstico y tratamiento

Las varices que con frecuencia no dan molestias en los meses de frío, pueden despertarse con fuerza con la llegada del calor del verano.
El  dolor y la hinchazón de piernas son los síntomas que más destacan.

varices tratamiento

 

Una variz es una dilatación de las venas superficiales de las piernas y su aparición se debe a diversos motivos, entre ellos, nuestra constitución, tipo de trabajo, estilo de vida, predisposición genética, etc. La aparición de varices indica la existencia de problemas circulatorios que pueden acompañarse de pesadez, hinchazón, calambres en las piernas; por lo que no sólo debemos tratar la variz, sino que también debemos tratar la causa que la origina.

Hay diferentes tipos de varices: según su tamaño hablamos de telangiectasias o microvarices (varicosidades o arañas vasculares), varices reticulares (las azuladas o verdosas) o las varices tronculares que son las más grandes y producen relieves en la piel. Debido a que hay varios tipos, los tratamientos de las mismas también serán diversos, por lo que se debe realizar un estudio individualizado que permita la elección del tratamiento más adecuado.

Su tratamiento precoz evitará futuras complicaciones por lo que evitaremos que una simple varicosidad se convierta en un problema mayor.

Sigue leyendo